En el principio Dios creó el cielo y la tierra. Pero después de tan arduo trabajo, le dio sed. Así que no se le ocurrió nada mejor que inventar la uva y de esta fruta, hacer un fino aguardiente. A ese elixir divino y celestial le llamó pisco. Tomó un sorbo y le gustó. Entonces vió que el pisco era bueno. De ahí, feliz, siguió divirtiéndose creando animales, plantas y el resto del mundo.

Cuando en el Perú se proclama que “Dios es peruano”, no es una broma. Es un dicho muy popular y la gente se lo toma muy en serio. Y Cuando se afirma que




el pisco es peruano, es un hecho innegable e irrefutable, apoyado sobre pruebas históricas que así lo confirman. Hoy en día el pisco es la bebida de bandera del Perú que gana más fanáticos a diario.

Museo del Pisco – Lounge Taberna de tapas, bar de sushi y ceviches y por supuesto los mejores Piscos del planeta. Ven a aprender del pisco, compartir excelente comida y un cóctel divino con nuestros mixólogos.